domingo, 27 de febrero de 2011

¿Existen los juegos europeos?


Gracias al mestizaje cultural que promueve la actual revolución de la información, o por su culpa, es más difícil que antes caracterizar estilos culturales. Hoy en día la creatividad depende más de la mera individualidad. Puede parecer que esto ha anulado la pureza (palabra controvertida) cultural y su aportación a las creaciones, pero para mí, de hecho, libera a los creativos y centra su inspiración en ellos mismos, sin el amparo que proporciona la ignorancia de otros hacia la propia cultura, y sin poder venderles lo cañí como creación original.

Pero es innegable que esto ha venido siendo así y lo sigue siendo en muchas creaciones. El cine es un buen ejemplo, aunque como todo lo será cada vez menos.

Si uno se pregunta si el estilo cultural (que cada uno matice la expresión como quiera) ha estado presente en los videojuegos, casi que sólo encuentra claramente la excepción japonesa. O es que puede que el otro estilo sea el resto; pedazo de territorio.

Pero creo que hay un estilo americano, que por cierto nos ha invadido por las malas. Shooters frenéticos, modos multijugador mecánicos y portadas de juegos bien claritas...


Heavy Rain, portadas europea y americana


Killzone 3, portadas europea y americana

Desde luego hay tantas excepciones que los gustos americanos no pueden ser etiquetados, aunque eso no quita que hayan impuesto modas.

¿Y qué hay de un estilo europeo? ¿Existe?

De existir, para mí sería dejando a un lado los productos británicos, demasiado alineados con los americanos.

Yo hablo de la Europa continental. Pero en este caso sólo me vienen a la mente, como grandes producciones, el español "Castlevania: Lords of Shadow", el francés "Heavy Rain" y holandés "Killzone". Poco tamaño muestral, a pesar de la fuerza de estos juegos.

El título español destaca por estar magníficamente desarrollado, aunque la inspiración, que es de lo que hablamos, no puede participar en cuestiones de estilo cultural propio por razones obvias.

Heavy Rain y Killzone sí que pueden. El primero por tener una jugabilidad fruto de la convicción gabacha de "esta excentricidad la convierto en artística por narices", con ese irritante acierto que a menudo tienen en esta empresa nuestros vecinos. Y el segundo por su diseño artístico (maravillosamente europeo, no profundizaré hoy más) y un efímero estilo jugable que exhibió la segunda entrega de la serie.

Pero como dije antes, no es volumen de juegos suficiente para reclamar un estilo como aún hoy pueden hacer los japoneses, o imponer modas comerciales como hacen los americanos. Son brillantes rarezas de tan escasa influencia, que su haz se ve diluido por otras luces del ferial electrónico. Muchos podrán citar más juegos europeos, pero característicos del territorio en algún sentido... pocos.

Me gustaría que la pregunta que da título a esta entrada no pudiese contestarse. Pero sí que puede: no existen los juegos europeos. Esta industria es demasiado reciente. En esta época, si no se arrastraba de antes, ya es tarde para forjarse un estilo basado en patrones culturales.

Pero recordemos que eso no es necesariamente malo.

2 comentarios:

  1. Una reflexión muy interesante. Yo más que de cultura hablaría de mentalidad y creo que puede percibirse esa mentaalidad en rasgos comunes aunque no exclusivos. La paleografía habla de graffitis americanos y graffitis europeos. Los primeros se refieren a aquellos que se componen de una palabra, de una firma o lema cuyo principal rasgo es la estética. En los graffitis europeos importa menos la forma y más el mensaje. Está claro que los americanos también pueden escribir con mensaje y los europeos exhibir su estética, pero ahí es donde entra la mentalidad compartida. Un juego europeo generalmente tendrá más peso argumental que uno americano. Japón estaría entre dos aguas: su tradicional gusto por la profundidad y su creciente simbiosis con los gustos americanos. Por suerte no todo van a ser combos ni tampoco evoluciones eternas de personajes y ahí está team ICO, por ejemplo, dando cuenta de que el arte es universal o no es.

    ResponderEliminar
  2. Y probablemente ese estudio volverá a repetir éxitos. Sus obras resultan entrañables.

    ResponderEliminar