domingo, 2 de enero de 2011

Vida en las imperfecciones

Los medios de tipo fotográfico con los que se capta la naturaleza en imágenes, a menudo producen (o reproducen) efectos que se suelen querer evitar si no hay motivaciones artísticas que inviten a otra cosa.

Las imágenes generadas por ordenador son inicialmente tan limpias, que están exentas de toda vida, son pura frialdad. En ellas, y específicamente en los juegos, es a base de añadir esos efectos que a menudo se evitan en otros ámbitos, como se consigue un acercamiento a la realidad, y por tanto una mejor transmisión de sensaciones.


En las imágenes de la fotografía periodística o en la televisión, es habitual maquillar a las personas para disimular imperfecciones de la piel, preparar las condiciones de iluminación con el fin de evitar sombras, adecuar los parámetros de las cámaras para suprimir desenfoques, etc.

Sin embargo, los programadores gráficos han venido estrujándose el cerebro para llevar las imperfecciones de las imágenes reales a las imágenes generadas por ordenador, con el fin de insuflarles vida.

Uno de esos efectos es el motion-blur, o desenfoque de movimiento, uno de mis favoritos, que cuando está bien implementado le otorga a las escenas un fantástico aspecto. En el ejemplo se aprecia sobre todo en el casco que el movimiento ha producido un desenfoque, algo característico del cine real.



Otro clásico indeseable de la fotografía no artística es el contraluz, esos rayos o aros alineados producidos por estar la cámara enfrentada a una fuente luminosa. El efecto en los juegos, de nuevo, resulta precioso cuando está bien conseguido.



Y qué decir del desenfoque de aquello que queda fuera de la profundidad de campo. Se ha convertido en un indispensable de los shooters. Pero mientras que utilizado con moderación se agradece mucho, en ocasiones se abusa de él y se utiliza para lo que en otros tiempos se echaba mano de la niebla: reducir considerablemente el detalle de lo que se pinta a lo lejos; en estos casos los juegos son un poco "miopes", todo lo que se aleje unos metros está desenfocado. Afortunadamente en ciertos títulos, como Killzone 2 (yeah!), las profundidades de campo son amplísimas para la carga gráfica que hay delante, y el desenfoque se reduce a lo que es de esperar, en el ejemplo el arma.



Otro interesante efecto es el HDR, del inglés "High Dinamic Range". Los resultados de este efecto son muchos, pero aquí nos vamos a referir al cual la imagen, en una determinada zona, se "quema" o recibe un exceso de iluminación por contraste con el resto de la escena. En el ejemplo de más abajo se aprecia en la boca del túnel. El término dinámico no se debe a las variaciones de este efecto en el tiempo, sino a otros aspectos técnicos; de hecho es aplicable a la fotografía. En los juegos a veces es así, estático, sin variaciones. Pero en ciertos títulos este efecto es dinámico en el sentido de que incluso se simula la adaptación de la pupila (que puede durar uno o dos segundos) a los cambios de iluminación, y por tanto varía la intensidad del HDR.



Y para finalizar esta pequeña selección de efectos, podemos hablar de algo tan familiar como las sombras. Realmente una sombra se produce porque algo impide que una fuente de luz incida directamente sobre algo, y se supone que queremos que las luces lleguen a todos los puntos; pero eso no es real, y cuando en los juegos se implementan bien las sombras, el resultado es fabuloso.



Resulta llamativo que lo que es indeseable en otros tipos de imagen, en las imágenes artificiales sean efectos buscados y muy costosos no sólo de implementar, sino también de tratar computacionalmente. Todo sea por conseguir vida mediante las imperfecciones de la realidad.


2 comentarios:

  1. Qué buena entrada. Recuerdo la película Final Fantasy y cómo decían que eran gráficos idénticos a la realidad... Pero todo era demasiado nítido, demasiado limpio, a pesar de que ya empezaron a implementar efectos "de imperfección". Uno de los juegos que estoy esperando con más ansias es el de L. A. Noire, que promete dar un paso adelante en cuestión de realismo. Veremos.

    ResponderEliminar
  2. Un trabajo concienzudo y un esfuerzo de investigación el que has llevado a cabo. La temática que expones me ha llevado a plantearme si poco a poco el mundo del entretenimiento no nos lleva, de forma inexorable al mundo cinematográfico. No hay más que ver las presentaciones de las últimas creaciones, o dicho de otra forma, cada vez la línea existente entre ficción y realidad, es cada vez más delgada.

    p.d.: Sigo recomendándote el film "Días extraños".

    ResponderEliminar