domingo, 26 de diciembre de 2010

Memories of murder

Cuando comenzó en mí un verdadero interés por Corea, decidí que el acercamiento más filológico que podía hacer era mediante el cine. Tras alguna prueba al azar delante de la estantería del videoclub, un día me recomendaron la que sería la primera película coreana que me emocionó, "Memories of murder", de Bong Joon Ho, basada en hechos reales.


Ambientada a mediados de los ochenta, de alguna manera me recordaba a la España de la misma época, con carencias de recursos y problemas sociales, que en este caso refuerzan la desesperación ante unos asesinatos brutales que desbordan los medios y la estabilidad emocional de unos policías de pueblo, incluso con el refuerzo de ayuda de Seúl.

El genial Song Kang Ho -más habitual en este blog que yo- alterna magistralmente distintas facetas, clavando una vez más la actuación. La película está muy bien llevada con escenas realmente buenas que consiguen entremezclar sorprendentemente humor y drama.

En general no me gustan las películas basadas en hechos reales, pero como en todo, hay excepciones, y ésta es una de ellas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario