sábado, 25 de diciembre de 2010

Aplicaciones en tiempo real

Siempre ha habido cierta confusión sobre lo que es una aplicación en tiempo real, y de hecho el término ha acabado siendo admitido con un significado erróneo.



Rigurosamente hablando, una aplicación en tiempo real es aquella que toma como referencia el "tiempo real" en el que nos movemos nosotros (que podríamos medir en horas, minutos, segundos, etc.) para ofrecer sus resultados. Los compromisos de tiempo son, por tanto, parte de su funcionalidad.

Por eso en un sistema operativo que se precie, las aplicaciones en tiempo real tienen máxima prioridad, porque si no pueden cumplir con los tiempos establecidos, es como si estuvieran fallando.

A veces se cree que una aplicación en tiempo real es aquella que ofrece sus resultados muy rápido, casi instantáneamente, pero esto no es correcto; si no hay especificaciones que requieran otra cosa, todas las aplicaciones deben funcionar lo más rápido posible.

Una aplicación en tiempo real podría tener tiempos muy laxos, del orden de horas por ejemplo, lo importante es que los cumpla. Mientras haya referencias de tiempo real, se trata de una aplicación de este tipo. Una cámara frigorífica, por ejemplo, podría estar regida por un programa que garantice que su interior no estará fuera de un intervalo de temperatura más de un cierto número de minutos, lo que sería un sistema en tiempo real.

Las máquinas utilizan un reloj interno que tiene su propia velocidad. Se podría decir que en su mundo temporal sólo existen esos tics que marcan el ritmo de sus acciones. Una aplicación en tiempo real relaciona esos tics con las medidas reales del mundo "exterior".

Un reproductor multimedia es una aplicación en tiempo real porque debe mostrar una imagen cada 1/24 de segundo, por ejemplo. Los videojuegos, además, deben construirlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario