domingo, 16 de mayo de 2010

Espiral

Nuestra personalidad nos dificulta cambios radicales en el comportamiento. De ahí que se repitan una y otra vez las mismas experiencias en nuestra vida. Un eterno y grácil bucle.

Sin embargo, es posible ir reconduciendo, suave pero firmemente, nuestra forma de ser para que esas vivencias sean cada vez más diferentes, de manera que pasemos de vivir en una "circunferencia" a vivir en una "espiral".


Pero hay que insistir en la firmeza de esos cambios, o de otra manera no ocurrirán. No se puede querer cambiar sin introducir cambios efectivos a nuestro alrededor.

Suelto todo esto porque, una vez más, retomo el inglés como prioridad. Me he propuesto que hasta que no aparezca un sonsengnim dispuesto a enseñarme coreano, este idioma tendrá que esperar. Estoy cansado de ser autodidacta con una lengua tan compleja para mí.

Ya metido de lleno otra vez en el inglés, estoy planteándome las cosas de otra manera, por eso comentaba antes lo de la espiral; no quiero caer otra vez en los mismos errores y acabar dejándolo sin apenas progresos. Así que estoy haciendo hincapié en mis debilidades (uséase, el listening), y me estoy dejando de remilgos gramaticales, algo muy difícil de hacer con un teacher al uso. Esta vez estoy dispuesto a desenfundar la lengua y practicar con quien se tercie, intentando apartar la timidez.


Cabe la posibilidad de que en las próximas semanas se hospeden en casa durante unos días unas amigas americanas de mi mujer. Excuso decir lo propicio del momento teniendo en cuenta lo mencionado antes.

Me voy a quedar afónico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario