miércoles, 31 de marzo de 2010

Corea 2010 - Entrada 2

Si hay algo que marca la diferencia entre Corea y otros países, es la exigencia. Aquí todo el mundo se exige mutuamente, o mejor dicho, todos esperan auto exigencia de todos.

Cuando te prestan un servicio te das cuenta de ello. En las tiendas, en los restaurantes... siempre se esfuerzan por hacerlo lo mejor posible y ofrecer un servicio de calidad. El cliente, más que agradecerlo, lo da por hecho. La contrapartida es que a ese cliente le toca hacer lo propio en su trabajo.

Por eso quien más agradece esta exigencia es el turista, porque se aprovecha de la diligencia de los demás y sin embargo luego no tiene que hacer lo mismo.

Trabajar aquí es muy duro, no ya sólo por esta exigencia, sino también por el trato que normalmente reciben -y aceptan- los empleados. Aunque esto es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario